¿Tienes tu trabajo ya terminado y lo quieres mandar a imprenta? Damos por hecho que lo has realizado con alguno de los programas profesionales de diseño: Indesign, Illustrator, QuarkXpress, como ya te recomendamos en nuestra anterior entrada del blog.

Una vez tienes tu proyecto terminado y nos lo quieres enviar tienes varias opciones. Puedes optar por reunir o empaquetar todos los elementos necesarios del documento (archivo, fuentes, imágenes enlazadas,…) y mandárnoslo comprimido a través de correo electrónico, o bien a través de alguna plataforma o nube de almacenamiento de archivos (Drive, Dropbox, WeTransfer,…). Otra posibilidad es que exportes tu proyecto o trabajo en PDF y nos lo envíes por correo. ¿Cuál de las dos opciones es más recomendable? En un futuro artículo te contaremos las ventajas e inconvenientes de cada una de las posibilidades de envío.

En esta entrada queremos explicarte cuál es la manera idónea de exportar un archivo PDF. Hay que tener en cuenta varios aspectos a la hora de exportar como, por ejemplo, que no todos los archivos PDF son útiles para la futura impresión.

En el software donde hayas trabajado tu proyecto, como Indesign o QuarkXpress, verás la opción “Exportar” en el menú “Archivo”. Aunque estos programas nos ofrecen muchas opciones a tener en cuenta en la conversión a PDF, lo mejor es que busquemos los valores PDF/X:1a, que ofrecen los programas por defecto en Indesign podrás encontrar esos parámetros dentro del desplegable “Valor de Adobe PDF”. En QuarkXpress, en el desplegable “Estilo PDF”-. Estos valores permiten que el archivo exportado cumpla las especificaciones mínimas de impresión que establece el estándar PDF/X. Esto significa que elementos básicos como la incrustación de fuentes, la conversión de los colores RGB a CMYK o el perfil de color de salida al que se ha convertido el trabajo se incluyen ya en el PDF resultante. Pero ten en cuenta que, si hemos usado imágenes de baja resolución o no se han determinado correctamente las áreas de sangrado, por poner un ejemplo, esos problemas no se resuelven por arte de magia y si la empresa de impresión no lo tiene en cuenta, deberá revisar y reajustar los diferentes parámetros-

Para entendernos, el estándar PDF/X:1a restringe contenidos que no necesita el impresor como pueden ser formularios, java, audios, etc; y se asegura que otra información necesaria sí está incluida en el archivo.

Según cada programa de diseño, podemos encontrar diferentes maneras para crear el PDF. En Illustrator utilizaremos la opción “Guardar como”. Y en Corel Draw la opción “Publicar como PDF” que hay en el menú “Archivo”.

Ahora bien, vamos a ponernos en el caso más drástico. El diseño que quieres imprimir no está en uno de los programas que hemos mencionado más arriba. ¿Qué hacemos entonces? La solución más fiable y sencilla es instalar Acrobat Professional en tu ordenador. Este programa, además de darte herramientas para comprobar, verificar y editar archivos PDF, también instala una impresora virtual que convierte todo lo que mandes por ella en un archivo PDF. Y, lo mejor de todo, puedes parametrizarla para que los archivos generados también cumplan los estándares PDF/X, por lo que merece mucho la pena tener instalada esa aplicación en nuestro sistema.

exportar archivos a formato pdf

También te aconsejamos que, si tienes alguna duda a la hora de exportar, te pongas en contacto con la empresa de confianza que va a llevar a cabo la impresión para que te aconseje y te indique la manera óptima de exportación y envío.